del medio

Ficha tecnica

Comuna

Lo Barnechea

Contexto

Urbano

Altitud

1.011 m.s.n.m

Normativa 
PRMS

5.2.3 Parques Intercomunales (PI) 

5.2.3.2. Cerros Islas (Parte del cerro)

Superficie Total

113,42 ha

Normativa
PRC Lo Barnechea

Cerros Islas, Residencial (Zona J “La Dehesa”)

Superficie no construida

102,07 ha

Composición Vegetal

Nativa

Cobertura Árborea

60-70%

Datos comunales

lo barnechea

ICVU

57,6
 

Áreas verdes consolidadas

98,87  ha

Habitantes

95.946

Paseos,
Caminatas
Canchas
de Golf
Trekking
Vivero
Vegetación
Nativa

El Cerro del Medio se emplaza en la comuna de Lo Barnechea, en la precordillera de Santiago.

 

El crecimiento de la ciudad de Santiago llegó a sus pies recién en la década de los 80. El Club de Golf Lomas de La Dehesa fue la primera urbanización en esta zona, atrayendo a familias que buscaban una vida alejada del centro de la ciudad, poniendose en práctica el modelo inmobiliario “campos de golf circundados de casas y/o edificios” acorde a la página web del Club de Golf de la Dehesa. Se comienza a construir en 1979  una cancha de golf privada de 9 hoyos, diseñada y construida por Eduardo Costabal Zegers, con un loteo destinado a viviendas a su alrededor. El proyecto resultó ser exitoso y el sector se consolidó como un barrio de altos ingresos,  cuyo crecimiento acabó remontando la ladera norte  del Cerro del Medio.

 

Actualmente el Cerro del Medio se encuentra rodeado en todo su perímetro por zonas residenciales de estratos socioeconómicos altos: Por el norte, el Barrio Los Trapenses, que incluye el colegio Santiago College y el Barrio Valle la Dehesa, que contiene el Club Lomas de la Dehesa. Por el sur, La Dehesa Central y el Barrio Las Pataguas; este último, adyacente al estero Las Hualtatas que pasa a sus pies. Sus únicos programas próximos -La Iglesia de la Sagrada Familia en Las Pataguas y el Mall los Trapenses- le dan la espalda.

 

Mientras su ladera norte está remontada por casas y vialidades en la medida que la topografía lo permite,  su ladera sur es de mucha pendiente. Por lo mismo, el cerro es frecuentado por paracaidistas que se arrojan desde su cima y descienden al borde del estero Las Hualtatas.  Debido al difícil acceso peatonal, conserva en gran medida su cobertura arbórea esclerófila, sin embargo, se pueden encontrar personas recorriendo el cerro y disfrutando de sus vistas.

 

El cerro fue propiedad de la familia Matte y luego donado a la congregación católica de los Legionarios de Cristo. Los Legionarios, planeaban levantar en 1999 un Campus para la Universidad privada Finis Terrae, perteneciente a la congregación. Pero un fallo de la Contraloría determinó el uso de suelo del cerro como área verde, no permitiendo la construcción de edificaciones. Desde ese momento el cerro se convirtió en una zona intocable.

 

Tras haber perdido una larga batalla, desde el 2005 los Legionarios comenzaron a utilizar el cerro como vertedero de los escombros dejados por la construcción de una cancha deportiva del Colegio Everest; también propiedad de la entidad católica.  Depositaron un relleno a los pies del cerro, justo detrás del Mall los Trapenses, de 1,5 ha de superficie y 4 metros de altura aproximadamente. Este, sepultó el bosque y la vegetación nativa del cerro y afectó la quebrada El Culén y el estero Las Hualtatas, interrumpiendo su cauce natural y dañando gravemente la fauna del lugar.

 

Consecuentemente el 20 de Abril del 2010, la congregación religiosa fue demandada por el Estado de Chile por daño y reparación ambiental en un área verde intercomunal protegida. Hoy el cerro fue expropiado de la congregación por la Municipalidad de Lo Barnechea para crear un parque en el cerro. La municipalidad anunció que se contrató a la oficina de Juan Grimm para que realice el diseño del parque.